Por Amor al Café

Aquí me encuentro, saboreando mi taza de café recién colada y pensando en las razones por las cuales me gusta tanto el café. Y porque siempre lo he preferido en lugar del té. El té es rico también, pero yo en realidad siempre he preferido el café.

Mi apego con el café fue creciendo paralelamente conmigo. Donde yo nací, las chicas debían de siempre ser atentas y colaboradoras en las labores del hogar, especialmente cuando llegaba visita y había que atenderlas. A mi no me gustaba mucho el café para ese entonces, pero si recuerdo tener que preparar la olla y colar el café con el colador de tela que tenía mi abuela. Una vez el café ya listo, había que llevárselo a la visita, que estarían ya esperando por él.

05-08-19 cafetera-con-colador
Así mas o menos lucía la cafetera de mi abuela. Google images.

Para mi familia, el sentarse a tomar café siempre fue (o sigue siendo) una actividad social. No recuerdo haber visto a nadie estar tomando café en solitario. Mi familia siempre se reunía a tomar café acompañado con pan dulce. Esto pasaba casi todas las tardes en el patio de la casa de mi abuela.

A mí no me gustaba mucho el café en ese entonces, pero el pan dulce si me lo comía. Bueno, a veces si tomaba un poco de café, pero era más leche que café, porque recuerdo que cuando era mas pequeña no soportaba lo ácido que podía ser el café negro.

Cuando todavía estaba en la universidad, me acuerdo de que tomaba por lo menos dos o tres tazas de café al día, a veces cuatro. Todo dependía de la estación en la que estábamos, o el semestre. Bueno, en realidad no tengo excusa, me gusta el café y ya. Me tomaba una taza en casa antes de salir a la universidad, cuando llegaba y tenía clases pues me compraba un café en la cafetería. Esa era la mejor del día, ya que era la que me ayudaba a asistir a mis clases y completar mis asignaciones. Después, cuando terminaba de almorzar, me tomaba otra taza más de café. ¿y es que no les entra como un sueñito después de almorzar? ¿O me pasa a mí nada más?

Eventualmente, me di cuenta de que el tomar café no es solamente una actividad social, pero que el café en realidad es una adicción. Como adultos permitimos que el café forme parte de nuestra vida diaria y ni siquiera nos damos cuenta de que ya no conversamos mientras nos tomamos el café, pero preferimos mirar las noticias o nuestras redes sociales en la mañana mientras disfrutamos de nuestra taza de café negro sin que nadie nos moleste.

Para mí, el café es una de esas bebidas que me ayuda a mejorar mi estado de ánimo. Y no solo es porque me recuerde a mi infancia, pero en realidad me hace sonreír, especialmente en la mañana. El vino también, pero eso es conversación para otra publicación.  

Hasta ahora, he aprendido a disfrutar y a diferenciar el sabor del café. También, si el café es realmente bueno, o solo mediocre. Soy orgullosa dueña de tres tipos de cafeteras diferentes. Una regular Black and Decker, que cuela café para doce personas, que es la que utilizo la mayoría de las veces cuando tengo visita. Una cafetera greca que solo cuela para dos tazas, que utilizo cuando quiero café negro un poco fuerte. Y mi favorita, una Nespresso clásica, que es la que utilizo todos los días, que vino con el Aeroccino, y es lo que hace la leche espumosa. Si quieren ver como funciona la Nespresso, pueden seguirme en Instagram, que posteo video historias ahí todos los días.

¿Pudiera entonces, pasar un día sin tomar café? Sinceramente, sí. ¿Quisiera poder pasar un día sin tomar café? Pues, yo creo que no.

¿y a ustedes? ¿Les gusta el café tanto como a mí?

Tote.

22 thoughts on “Por Amor al Café

  1. En un tiempo fui muy adicta al café , pues con la costumbre de nuestros padres y abuelos…..asi lo asimilamos .(visitas, tardes con pan dulce, cuando llegaba mi hermana querida de Barquisimeto y traía esas delicias…uuh..que recuerdos¡¡¡¡ Ya en otros tiempos el consumo se ha minimizando….pero no está de más el cafecito de la mañana y de la tarde… .GRACIAS POR PERMITIRME TAN GRATOS RECUERDOS

    Liked by 1 person

  2. Somos dos los amantes del vino y el café entonces. Aunque ahora donde estoy el preferido es el “tecito”, sobre todo en otoño-invierno-, yo no he perdido mi preferencia por el café, cuyo olor es inigualable para “despertarnos el ánimo”. Inteligente post que retrata una costumbre nuestra. Muy bien escrito. LOL

    Liked by 1 person

  3. El café y su aroma son antidepresivos y totalmente adictivos. También me encanta, tanto así que me tatue una tacita con humo saliendo de ella haciendo referencia al café. Eso si, lo prefiero colado de ollita con colador de tela.

    Liked by 1 person

  4. Yo siempre recuerdo tomarlo en la tarde con un pan dulce de guayabas. Extraño esos tiempos. Sigo tomando el café de la tarde cuando regreso del trabajo, pero sin pan, lamentablemente.

    Liked by 1 person

  5. Totalmente de acuerdo. Ese coladorcito de tela concentra nuestro calor familiar, el origen del café. La emisión de compartir su aroma en familia. Nuestras raíces.
    Y hasta las plantas se benefician porque nos enseñaron que en “cache” que queda en la tela sirve como nutriente en nuestro jardin.

    Liked by 1 person

  6. María tu sabes a que yo no tomo café. No me gusta el café. A veces me pregunto cómo pude salir así si vengo de una familia muy como la tuya donde la actividad de socializar está intrínsecamente asociada al acto de beber el sagrado brebaje. Otras de las cosas que me sorprenden es como no adquirí la adicción en mis años acadamicos donde todo mi entorno dependía de la bendita semillita para sobrevivir y funcionar. Finalmente pude también resistir la presión urgente de esa expectativa social de que al ponerles mas velitas a tu torta de cumpleaños también debes introducir más café a tu dieta diaria pues eso es lo que se espera que los adultos responsables hagan. Que te puedo decir, vivo en una sociedad donde soy una anomalía, dónde mi único pecado es no degustar con placer un venti macchiato en taza de vidrio.

    No me gusta el café, se tenía que decir y se dijo.

    Liked by 1 person

  7. Que divertida tu anecdota! A mi tambien me parecia muy amargo cuando era mas joven. Ahora por lo general lo tomo en las mañanas antes de desayunar, revisando las redes sociales y viendo tus videos preparando tu café en la cafetera Nespresso.

    Liked by 1 person

  8. Lo mejor es comenzar el día con una ☕️ de café ( si es colado mejor) y percibir su rico aroma para comenzar el día con energía. El café me trae bellos recuerdos de charlas entre familiares y también lo comparto con mis amigas. Tote a ver cuando nos tomamos un café juntas.

    Liked by 1 person

  9. Para mí el café es una bebida sagrada Diosito la creo para hacernos sentir su amor. YO AMO EL CAFÉ, saludos y perdona pero voy a colar café….

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s